Bienvenido | Registrarse | Conectarse


gaticam
Rango & Avatar
Rango & Avatar avatar
Miembro
Comuníquese
Mensaje privado Enviar mensaje privado
Dirección de correo
Número de teléfono  
Comuníquese  
Información
Estado  Windows Firefox 57.0
Nombre  
Apellidos  
Página web  
Fecha de nacimiento 12 Septiembre 1984
Sexo Masculino
Ubicación   spain.png
Intereses  
Ocupación  
Firma  
Grupos
Grupos Nuevos miembros
Detalles del autor
Mensajes acumulados en total 0 - ( 0.00% del total de los mensajes del foro )
Actividad reciente de usuarios
Estadísticas
Registrado Enero 2018
última visita Jueves, 04 Enero 2018
Mis vistas de perfil Lecturas
 
 
 
Información extra del perfil
Mi madre es una mujer bella, inteligente, simpática, aún joven; baste decir eso. Desde el principio de la pubertad ha sido el objeto de mi deseo mas primitivo y salvaje: la cerradura defectuosa del baño era mi cómplice, casi cada mañana, para espiarla mientras se bañaba ¡Y su baño diario era una cosa de verse! Minuciosamente al punto de la sensualidad recorría su bello cuerpo como quien cuenta las joyas de un tesoro: empezaba por su cuello, seguía con sus senos grandes como gotas, su cintura de odalisca y sus caderas anchas; y se inclinaba finalmente para frotar sus muslos y sus pantorrillas fuertes, como las de una yegua de clase.

webcam porno
amateur tv
porno en vivo
webcam chicas
livejasmin
cam4
chaturbate
myfreecams
bongacams
sexole
sexy cam
chat porno
transexuales webcam
parejas webcam
maduras webcam
jovencitas webcam
latinas webcam
actrices porno

Admirarla cubierta de espuma, o después su piel blanca brillante de humedad, era la inspiración de prolongadas masturbaciones. Sin embargo, el momento en que me volvía loco, era justo antes de desnudarse completamente. Nunca ha usado lencería fina, tampoco tangas; solo brassieres y pantaletas de algodón, inclusive recuerdo algunas prendas de satín. ¡Se veía tan sensual! Me encantaba ver como la tela de las pantys se internaba en la línea de su culo y como abultaba su monte de espesos vellos castaños la parte delantera. La primera vez que la vi así, semidesnuda esperando que se calentara el agua, me vino una erección como nunca, era dolorosa; y sin siquiera haberme tocado, me vino una poderosa eyaculación.

Pero aquello no duró mucho. En dos ocasiones estuvo a punto de descubrirme, y después, tal vez por lo mismo, mandó arreglar la cerradura del baño. Pasé un tiempo como bestia enjaulada; tendría unos catorce años. Resultaba muy riesgoso abrir la puerta del baño para ver a mi diosa; el descubrirme espiándola hubiera dañado nuestra relación de madre-hijo, que debo decir, siempre ha sido excelente. Así que empecé a hacer cosas extrañas: solía, con cualquier pretexto tonto, llamarla a la oficina. Escuchar su voz ronquita a lo lejos me hacía evocar la imagen suya de la que quedé prendado. Le preguntaba de la vida, de su trabajo; imaginándola entre tanto bajando sus pantys lentamente por sus muslos hasta los tobillos, y soltando los tirantes de su brassier. Y así mientras ella hablaba y hablaba yo tocaba mi pene y lo masturbaba ansioso de ofrecérselo, interrumpiéndola solo para recordarle de vez en cuando: "te quiero mucho"

Pero nuevamente estuvo a punto de descubrirme ¡Me sentí realmente avergonzado! Así que dejé de llamarla, al menos para eso. Y sin embargo, ya existía en mi la necesidad de disfrutarla, y para hacerlo plenamente, tenía que ser en secreto, fuera de su conocimiento; casi a la fuerza.

Había contemplado una cierta posibilidad que sin embargo era, según yo, más riesgosa. La muchacha del servicio no llegaba sino hasta el medio día, y mientras tanto la ropa sucia permanecía en el cesto; y ahí, como preciadas joyas, las prendas de mi devoción. Quería tomarlas, sentirlas; acercarlas a mi cuerpo y embriagarme de su tibieza. Sin embargo, y aunado al riesgo de ser descubierto, estaba el inconveniente del horario: en aquella época asistía a la prepa, y cuando mamá entraba al baño, se suponía que ya me habría ido.

Por suerte, todo cambió al entrar a la universidad. Mi horario me permitió levantarme cuando ella ya se había ido ¡Esperé ese primer día de clases como nunca lo había hecho! Desperté como niño en la mañana de navidad: rápidamente comprobé que se había ido temprano: solo me había dejado el desayuno y una nota muy cariñosa donde me deseaba la mejor de las suertes. Pero la máxima muestra de afecto estaba en el cesto junto al baño. Como perro hambriento me abalancé a buscar su ropa: me asaltó el extraño temor de que las hubiera echado a lavar antes de irse. Pero no, no fue así. Las encontré revueltas en su camisón, seguían tibias, olían a ella. Eran una camiseta de tirantes y unos calzoncitos blancos de algodón con un moñito rosa al frente. La camiseta la dejé a un lado y me quedé con las pantis ¡estaba verdaderamente emocionado! No sabía cómo empezar. Solo acerté a besarlas devotamente en la zona inferior. Una singular mezcla de olores me impulsó a voltearlas mientras terminaba de desnudarme entrando al baño: mamá había dejado una tenue línea color canela en el fondo de los calzoncitos cuyo natural aroma, mezclado con el de su desodorante vaginal, resultaba excitante.

Un par de rizos negros que resaltaban sobre la tela blanca daban testimonio de la cercanía de su vagina ¡Yo bramaba! Frotaba los calzones en mi cara y en mi cuerpo, los mordía, respiraba su olor mas profundo como si hubiera sido droga. Luego a punto de estallar, los enrollé en torno a mi pene y empecé a masturbarme como si con tal acción pudiera penetrarla, invadir todos su secretos. Recordé el momento en que la vi por primera vez semidesnuda, y la sensación de la tela sobre mi verga se convirtió en el sueño lúcido de la calidez de sus labios carnosos abrazando mi glande. A medida que se acercaba el orgasmo, aumentaba la presión sobre mi miembro a tal punto que en mi fantasía, aquellos calzoncitos me permitieron comprobar la cálida estrechez del ano de mi madre. Y ahí estallé, bañado en sudor, y con la deliciosa sensación de tener el olor de sus pantis en cada porción de mi cuerpo. Un espeso y abundante chorro de semen saltó de mi pene todavía erecto dejándome exhausto: la profanación máxima estaba hecha. Derramé mi leche en la prenda blanca, también limpié con ella mi pene y las gotas que salpicaron al piso y sobre mi cuerpo: creo que fue un acto instintivo de fecundación.

Esa noche recibí a mi mamá igual que siempre, pero sin poder disimular la emoción y el agradecimiento por el placer, que sin saberlo ella, me había dado. Desde entonces, tomar sus prendas cada mañana se ha vuelto un rito delicioso, del que no puedo, del que no me quiero desprender.

No pretendo hacer aquí una confesión: solo quien obra mal se confiesa, y yo no he hecho tal. Sirva todo lo anterior para que ustedes lectores, entiendan el porqué de esta carta que a continuación escribo a mi diosa, a mi adoración, mi fantasía; en fin, mi madre.



Mamá.

¡Hola mi amor! Que no te extrañe el tono de mis palabras pues, ¿sabes? Eres mía desde hace mucho tiempo. Me excitas, como ninguna mujer lo ha hecho: tu piel blanca, tus enormes senos, tu cintura pequeña y tus grandes nalgas, ¿sabes que mi primera erección surgió del deseo de besarlas? Se que no, pero ya te irás enterando de más cosas. Te veo, pero tú no puedes verme; ahora mismo escribo, y jamás llegarás a leer mis palabras: de cualquier manera siento susurrarlas a tu oído al tiempo que acaricio tus nalgas de durazno obligándote a doblarte. Me gusta mirarte, esperar el momento en que te traicione tu escote, o simplemente cuando cruzas las piernas usando falda. De niño te espiaba; y todavía inocente, deseaba acercar mi pene a tu cuerpo para aprenderte con ese tacto, más sensible que ninguno. Empecé a engendrar está exquisita relación así, a lo lejos; embebido en la sensualidad del contraste de luz y sombra. Pero me urgía el contacto, tenerte cerca, develar, solo en parte, el misterio; sentir la tibieza de tu ingle y la suavidad de tus muslos; conocer por fin tu olor a hembra, que alguna vez probé en una puta fantaseando que era tuyo.

Así las cosas, preciosa; encontré un cómplice, tan cercano a ti que le llamas íntimo: La flor de perfume prohibido, confesor de tu humedad y de tus sueños. ¿Cuántas noches habrás soñado que era su tacto suave el de una mano que en la oscuridad te busca? ¿habrás, en alguna loca fantasía, soñado que era la mía? No lo dudo, esas prendas tuyas nos unen más de lo que te imaginas. Puedo verte, al cerrar los ojos, tendida en la cama; inquieta sin saber porqué; molesta por el peso de las sábanas. Frotando tus muslos muy quedo, por instinto, gimiendo en silencio por la dolorosa erección en tus pezones. Te veo poseída, regalándote de esa intensa energía que he dejado en tus pantis y que las vuelve tan extrañamente reconfortantes al contacto con tu vulva y tus bellas nalgas ¿me equivoco? Creo que no. En ocasiones he descubierto restos de oloroso fluido en ellas: se que te masturbas con ellas puestas, quizá todavía inconciente, o quizá dominada, resumida a una gata en celo por el olor a semen ¿me buscarás algún día dominada por tu instinto? No lo espero, nuestras caricias son más deliciosas a la distancia.

No te pido nada, no quiero que nada cambie. Mañana te veré con el mismo amor de siempre, te saludaré con beso puro e inocente en la mejilla, serás mi madre, yo seré tu hijo. Quizá nunca llegues a leer esto, no importa; solo necesitaba decirlo. Necesitaba que supieras que eres mía; que cuando te vistes cada mañana nuestros cuerpos se tocan, pues duermen en tus pantis mis deseos y mi lujuria. TE AMO mamá, no se que mas decir: te admiro, te quiero, te respeto por la mujer que eres; te veo, cuando tu no me ves. Y en ese momento, quizá solamente unos minutos, eres mi puta.


 
 

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia web y para mejorar los servicios que ponemos a tu disposición. Si te parece bien que utilicemos cookies, puedes seguir usando la página web como hasta ahora. Saber más.
Aceptar